fbpx

Mensajes de Ánimo y Optimismo

(Textos participantes en el concurso)

bases-concurso-1

Norma Ugarte

Soy Norma Ugarte nací en 1947. Y cuando me di cuenta estábamos en un torbellino, miedo, angustia y todo tipo de sentimientos.

Tan positivo o negativos como los quisiéramos aplicar. Creo que todos chicos, grandes, jóvenes nos ha motivado a reflexionar. Yo les comentare que después de varios días superando la parte negativa, me propuse hacer una lista de todo lo que he tenido maravilloso que agradecer a la vida.

En esta lista me referiré desde luego a lo que realmente es valioso y que ninguna moneda, metal o piedra preciosa puede pagar. “Amor, padres, hermanos, hijos, tíos, primos, abuelos y muchos amigos” que son parte indiscutible de esta inmensa familia que tenemos.

Salud. El gran milagro de nuestro nacimiento y lo extraordinario de seguir viviendo aun a través de peligros, riesgos, enfermedades y con todo, ser sobrevivientes como héroes de tantas batallas. Y qué decir de nuestra vista que ha contemplado desde la primera sonrisa de nuestros hijos hasta amaneceres, puestas de sol, pájaros, flores, mariposas.

Por el tacto hemos acariciado rostros felices y porque no decirlo también a tristes. A través de nuestro gusto los deliciosos sabores y lo salado de lágrimas de felicidad. No quiero seguir porque no terminaría nunca el resumen de mi análisis de estos días que estamos viviendo.

Mi conclusión. Maravillosos años, días, momentos para disfrutar lo extraordinario que es vivir.

No importa si tenemos que estar quedándonos en casa. No importa en qué lugar estamos. Lo importante es ser felices con quienes estamos y lo que tenemos en estos momentos.

Vivamos el día y el instante.

Yolanda Sánchez de Becerril

NO SOMOS UNOS INÚTILES…

Te comparto este interesante texto sobre la actitud de las personas mayores ante esta pandemia, si ya estás en este grupo de edad, que esto te de fortaleza y en caso de ser “joven” reconsidera actitudes y compórtate con respeto. Esto es un llamado, los mayores no somos desechables
De golpe a los que somos mayores de 60 años, nos transformaron en una persona anciana.
De golpe comenzaron a tratarnos como si fuéramos una persona limitada, a la que hay que ayudar porque sola no puede o no sabe.
Hay que encerrarlos, dijeron.
De golpe, el mundo se debate si dejarnos encerrados o no, si valemos la pena vivos o no
O mejor aún dejarnos morir… teoría del descarte…
Los abuelos arriba de 65 son endilgados con el “Título de los de más Riesgo”
¿Pero qué les pasa? A esta sociedad y a las autoridades
¿Quién construyó este mundo en que ahora viven?
Déjennos cuidarnos solos, no somos inútiles.
Nosotros, los que hasta hace media hora dirigíamos fábricas, organizaciones, instituciones o éramos profesionales independientes, algunos Médicos, otros maestros, académicos o viviendo de un oficio, tal vez Ingenieros de mucha experiencia nos quieren tratar como que valemos una miseria ¡por la edad!
No perdimos ni la razón, ni el juicio.
No nos cuiden de manera incorrecta.
Consulten con nosotros que hacer, tenemos sabiduría, experiencia, sentido común, somos los que hemos producido el capital y todo lo que ustedes tienen, y tenemos menos miedo que ustedes, los más jóvenes.
Y aún más, tenemos valores, moral…
SENTIMOS… tenemos Sentimientos.
De la misma manera que un adolescente de 13 años no se equipara a un joven de 25 y ambos están en diferentes etapas de la adolescencia, una persona de 65 años no se equipara a una de 90, siendo ambas personas mayores en edad.
No se equivoquen, a nuestra edad  *tenemos mucho para enseñar y ustedes mucho que aprender.*
Ser mayor no es  ser una plaga.
Es un derecho que nos ganamos con trabajo y el respeto de muchas personas ajenas y aún con más admiración hacia nosotros que ustedes los que hoy nos tiran al cesto de la ropa sucia.
Y es un legado nuestro, al que ustedes los jóvenes y dirigentes no querrán renunciar.
¡No nos pidan a nosotros que renunciemos!  
No, no nos vamos hacer a un lado.
No somos jeringas desechables.
Somos la generación que sostiene a los que vienen, sin que les haya costado nada.
VALEMOS, mucho…
Tenemos SANO ORGULLO.
Y mucho menos, no vamos a morir por el COVID19.  
Somos héroes de mil batallas fortalezas para nuestros hijos y sus familias, somos abuelos de nuestros amados nietos.
Somos la más grande generación y no vamos a sucumbir  tan fácilmente.

*PIENSEN UN POQUITO!!!

 
Gracias.
 
Saludos Cordiales.

Eduviges Antunez Villegas

La vida en esta cuarentena me enseñó,que mi esposo es el mejor hombre,nos cuida,nos trae lo necesario,tengo dos nietas conmigo, mis hijos con sus llamadas,sus recomendaciones hacen que nos sintamos vivos,y Dios nos hace vivir cada día.